Mejoras en el Parador Walter’s de Reta

Muy poco antes de iniciarse la temporada, la familia Pereyra recibió la confirmación de que se le otorgaba la continuidad de la concesión del Parador Walter’s, sobre lo que Celia Piaquadío comentó que para las reformas requeridas “nos entregaron muy tarde y no daban los tiempos, pero a pesar de todo hicimos el esfuerzo para al menos poder hacer toda la plataforma de alrededor y una parte nueva detrás del balneario, para los días de viento sur tomar sol sin problemas”, y la parte más grande es “el techo nuevo que va a ser a dos aguas, y para la próxima temporada seguiremos con el resto”.

Acotó que de esta manera el parador “está cambiando un montón aunque todavía no se nota tanto porque no están puestas las chapas, que entre hoy (por ayer) o mañana (por hoy) empiezan a techar”, estimando que “los trabajos que estamos haciendo ahora para el fin de semana estarían terminados, y después poder pintar todas las maderas, y al frente que antes le poníamos media sombra ahora van a ir tablitas y va a quedar mucho más lindo, y también vamos a pintar afuera”.
Esto será todo por la temporada presente, y “para la próxima se empezará a hacer lo que falta, vamos a ir como dice el contrato cumpliendo todos los plazos como corresponde”, y recuerda Celia que “este verano Walter’s cumple 41 años” en la playa de Reta, será el 23 de enero “y la historia está reflejada en un cuadro que cuando lo miro no puedo creer que pasó tanto tiempo”.
Volviendo a la licitación, Celia admite que “fue brava, nos tuvieron como nueve meses hasta que nos dijeron que estaba resuelta, y no quisimos hacer nada antes de estar seguros que nos la adjudicaban, que suponíamos que debía ser así porque siempre cumplimos con todo, una trayectoria sin ningún tipo de problemas”, pero había que estar seguros para comenzar las inversiones, cuando “la gente demanda cada vez más servicios y hay que atenderlos”.
Por otra parte, el parador tiene a su cargo la silla anfibia. “Está disponible, el trabajo lo hace Walter (Pereyra, su esposo y que fuera guardavidas por largos años en Reta) o Maricel (su hija), entre los dos, o si por ahí ven que se complican alguno de los guardavidas ayuda” comentó Celia, y recuerda que esa silla anfibia “la dejó hace más de 10 años el Rotary y todos los años se le hace alguna reparación si le pasa algo, y está muy bien, lo hacemos ad honorem y sin horarios, es ayudar a la gente que no puede de otra manera y ver la felicidad cuando entran al mar es impagable”.
Todo cambia, y de aquel quiosco de chapa y sin luz a la actualidad, Walter’s es todo un símbolo de la playa de Reta.
Fuente: La Voz del Pueblo