A toda aventura en el río Quequen Salado

Río Quequén Salado

Entrevistado por LA VOZ DEL PUEBLO, Carlos Keller, titular de la Cooperativa Mulpunleufú de servicios turísticos del río Quequén Salado, describió las numerosas ofertas que propone la entidad y analizó la temporada veraniega que, según señaló, tuvo sus altibajos y en estos días está en su mejor momento.

Keller recordó que la cooperativa -que el 17 de agosto cumple una década de vida- es la primera en la provincia en ser proveedora de servicios turísticos.

Y agregó: “es una empresa dedicada al turismo alternativo, es decir, fuera de los circuitos tradicionales, lejos de los contingentes de turistas en colectivo. Actuamos en grupos pequeños y organizando los viajes no sólo a medida sino que también por lugares vírgenes al turismo convencional, conociendo paisajes, nuevas costumbres, tradiciones, parajes, historias”, completó.

 

Un verano movido

“Este verano comenzamos a trabajar a partir del 20 de diciembre en el paraje Puente Viejo del río Quequén Salado (a dos kilómetros de Oriente) durante todos los días y lo vamos a seguir haciendo hasta fin de febrero”, comentó.

Sostuvo que desde dicho lugar, ofrecen actividades de aventura, como kayaking, tirolesa, puentes tibetanos, visitas guiadas, trekking y rappel. “Previamente habíamos organizado en diciembre un kayaking a la Cascada Mulpunleufú, espectacular salto de agua de casi 190 metros de largo, en el curso inferior del río, con una más que aceptable participación de aventureros (32 personas participaron) de distintos lugares, que se acercaron, a los que recibimos en nuestra base de campamento”.

El 21 y 22 de diciembre realizaron otra prueba de kayaking, esta vez desde la ruta 3 hasta la denominada Cueva del Tigre, esta vez con 44 remeros provenientes entre otros lugares, de la Capital Federal, Tandil, Olavarría, Bahía Blanca, Puerto Madryn.

 

Luna llena

Para el 11 y 12 de febrero la Cooperativa está organizando el tradicional Campamento de Luna Llena. Respecto a esta actividad, Keller comentó: “ya tenemos muchas personas inscriptas para este evento. La mayoría son familias, parejas, adolescentes, de distintos lugares, Bahía Blanca, Patagones, Capital Federal, Tandil, Mar del Plata. Todavía queda una semana para cerrar la inscripciones”, recordó.

“Con los últimos rayos de sol y la luna llena en el horizonte, comenzaremos a remar río arriba por un ancho y tranquilo cauce, enmarcados por las altas barrancas y acompañados por el chapoteo de patos, gallaretas y cisnes”, describió Keller, quien indicó que luego de visitar el paraje “Puente Nuevo”, viendo la luna en su máximo esplendor, notaremos que el río cambia completamente, se volverá de color plateado, podremos observar las siluetas de cortaderas, colas de zorro; escuchar distintos sonidos de los animales y observar nuestras siluetas reflejadas en el agua.

Tras disfrutar de esos momentos únicos, los remeros serán recibidos con un asado en el Puente Viejo y al día siguiente, visitarán el paraje “Cascadas de Cifuentes”, tras un corto trekking, podrán ver la cascada más alta de la provincia, además de varios rápidos, pequeños saltos y altísimas barrancas, que hacen de ese paraje una verdadera aventura.

Más allá de esa aventura inigualable, Keller recordó que hasta fin de febrero “estamos todos los días en el paraje Puente Viejo, donde funciona un parador gastronómico, atendidos por integrantes de la Cooperativa Mulpunleufú y también realizamos las actividades de tirolesa, kayak, puentes tibetanos, visitas guiadas y trekk.

Para mayor información, pueden comunicarse con la siguiente dirección de correo electrónico: quequensalado@hotmail.com o a la página de Facebook: quequensalado/aventura

 

La temporada

“Si bien una de nuestras premisas es no hacer una propaganda intensiva o agresiva, ya que apostamos el boca a boca y las redes sociales sean nuestros aliados y tener un crecimiento lento pero constante, esta temporada se puede decir que fue satisfactoria en cuanto al número de visitantes”, señaló el titular de la Cooperativa Mulpunleufú.

No obstante marcó altibajos en estos meses: “esta temporada comenzó muy atípica, allá por fines de diciembre con pocos visitantes, fue creciendo constantemente, para poder decir que la segunda quincena de enero fue un éxito. Nos visitan turistas de la región, los que nos han consultado durante el año y muchos provenientes de Claromecó, Reta y Marisol”, concluyó.

FUENTE: La Voz del Pueblo